Se tú el cambio que quieres ver en el mundo

Actualmente estamos viviendo momentos de grandes cambios, momentos de transición, en donde el mundo que conocíamos está dejando de ser y se está transformando en un mundo completamente nuevo y diferente, un mundo que nos sorprende continuamente, un mundo que nos despierta del letargo en el que nos encontrábamos y que ahora nos empuja a reflexionar sobre lo que en realidad queremos, sobre lo que soñamos y anhelamos, sobre la vida que tenemos y la que nos gustaría tener. Estamos en un mundo que cambia a pasos agigantados y nos está obligando a salir de nuestra zona de confort para involucrarnos de lleno en lo que sucede en nuestra propia existencia y a nuestro alrededor. Estos cambios están abriendo nuestra mente y nuestro corazón, nos impulsan a ser más conscientes, más responsables y comprometidos con nuestra felicidad, con nuestra familia, con nuestra ciudad, con nuestro país, con nuestro mundo.

Sin embargo, por momentos, estos cambios son tan profundos que nos confunden, nos dan miedo y empezamos a bajar nuestro nivel de vibración con pensamientos negativos, ideas de carencia, emociones de enojo, dudas y esa sensación de incertidumbre que nos puede llegar a paralizar y entonces es más fácil limitarnos a la queja, a la crítica, a lamentarnos, a la pasividad y a la evasión de lo que pasa en nuestra vida, sin asumir nuestro papel protagónico, sin proponer soluciones, evadiendo todo compromiso. Y es en esos momentos cuando debemos recordar que nosotros somos responsables de nuestra propia felicidad, es momento de reconocer que nuestros pensamientos, emociones y actitudes crean nuestra realidad, pues son energía y la energía atrae iguales; atraemos personas y situaciones que vibren en nuestra misma frecuencia y alimentan esos pensamientos, emociones y actitudes con más energía de baja o alta vibración, depende de qué energía estemos irradiando hacia el exterior.

Por esta razón quiero compartir con ustedes las sabias palabras de Mahatma Gandhi, gran revolucionario defensor de la no violencia, que cada vez van cobrando más sentido con lo que está sucediendo en nuestro interior, a nuestro alrededor, en nuestro país, en nuestro mundo.

En una ocasión, le preguntaron a Mahatma Gandhi qué factores consideraba que destruían la esencia del ser humano. Él respondió así:

“La Política sin principios, el Placer sin compromiso, la Riqueza sin trabajo, la Sabiduría sin carácter, los Negocios sin moral, la Ciencia sin humanidad y la Oración sin caridad.
La vida me ha enseñado que la gente es amable, si yo soy amable; que las personas están tristes, si yo estoy triste; que todos me quieren, si yo los quiero; que todos son malos si yo los odio; que hay caras sonrientes si les sonrío; que hay caras amargas si estoy amargado; que el mundo está feliz si yo soy feliz; que la gente es enojona si yo soy enojón; que las personas son agradecidas si yo soy agradecido.
La vida es como un espejo: Si sonrío, el espejo me devuelve la sonrisa. La actitud que tome frente a la vida, es la misma que la vida tomará ante mí. El que quiera ser amado, que ame”.

No se vale que nos lamentemos y quejemos si seguimos actuando igual; no esperemos cambios si no estamos dispuestos a cambiar nuestros viejos pensamientos y actitudes, no se vale reprochar y culpar a otros de nuestra situación, si no nos atrevemos a actuar y luchar por nuestros sueños; no se vale quejarse de lo viejo, de lo caduco, de lo que no nos sirve, si no estamos dispuestos a soltar el pasado por el miedo de dar el primer paso hacia el futuro. Si algo no nos gusta, cambiémoslo ¡ya!.

Y como conclusión les dejo esta sabia frase, también de Gandhi:
“Se tú el cambio que quieres ver en el mundo”

Con cariño,
Tania Martinez
Si te gustó mi artículo compartelo con quien creas que le puede ser de utilidad.

Conoce más de mi Aquí

Déjanos tus Amables Comentarios