humanoAnimal

Todos somo uno

Todos somos uno.

Hemos ido caminando por la vida creyendo que estamos separados del mundo, que lo que pensamos y sentimos no afecta a el universo, jugamos a que existe la separación y creamos barreras llamadas fronteras, divisiones en los paises, nos escondemos tras muchas mascaras para no mostrar nuestro verdadero ser que está ansioso de salir a flote para dar lo mejor de si, para crear y dar amor.

Vamos caminando con la mascara de “Profesional” cuando vamos a laborar y jugamos a competir, siendo que la competencia es el principio de la guerra.
Nos enseñan desde pequeños a que hay que ser mejores y nos preguntamos ¿Si hay que ser mejores es porque ahora no estamos bien? De que constantemente hay que “Ser mejores personas”, pero ¿Qué es ser mejor? ¿mejor en base a qué?, ¿en la cantidad o el tamaño de tu cuenta bancaria?, acaso es lo que nos hace felices.
Que es lo que nos han estado diciendo todo este tiempo de forma “literal”… ¿que siendo como somos no podemos ser nadie?, pues no lo creo así, a lo mejor esto tocará muchas fibras sensibles de tu infancia en donde te decían “No hagas eso, no hagas lo otro, no te toques ahí, eso es malo, porque nunca entiendes, que crees que el dinero se da en los arboles”, y la constante critica cuando hacías algo que para ellos era negativo y cuando hacías algo positivo ni se daban cuenta.

Poco a poco fuimos perdiendo sensibilidad y nos fuimos haciendo mas fríos, buscando amor en otros lados, en la aceptación de un grupo, en la comida, en el cigarro, alcohol o drogas, nos anestesiamos para no sentir eso que nos duele o que llevamos cargando. Vamos buscando llenar esos vacíos internos que cargamos de años, esperamos que nuestro trabajo, pareja, amigos o cosas en el exterior llenen ese vacío de amor, cayendo en la conclusión que no se llena con nada externo, porque seguimos pensando que estamos separados, separados de nuestros hermanos/as, de la tierra, de los animales.

Nos fuimos siendo insensibles por muchos años, en donde nuestro nivel de conciencia estaba por los suelos, donde el dolor era la única solución que creíamos viable para sobrevivir, tan enfocados en sobrevivir que se nos olvidaba vivir.
Donde la matanza es un negocio y lo pintan color de rosa, donde la vaquita sale feliz en el comercial anunciando unos cortes de carne, que crueldad, el ver como “Normal” que sacrifiquen a esos pobres animalitos indefensos, que no tienen la capacidad de cuidarse o defenderse para decir ya no más a este matadero, en donde nos sorprendíamos que en la segunda guerra mundial existían hornos humanos y se nos olvida todo eso y no hacemos nada al respecto para proteger a nuestros hermanos animales, y no me creo el cuento de la cadena alimenticia, porque el cuerpo del ser humano es más parecido al sistema digestivo de un herbívoro, o al menos que me contradigan la creación de Dios. A ver, donde están tus colmillos para poder destazar la carne cruda?, no los tienes, ni siquiera la capacidad para comértela así de esa manera.

La verdad que si me da mucha tristeza ver tanta violencia en la mesa, porque lo quieras aceptar o no, estas comiendo muerto, discúlpame si soy muy duro con mis palabras, pero es un grito para que despiertes, a lo mejor romperás con muchas creencias y te crea shock lo que te digo, pero no me creas si no quieres, ve y compruébalo con tus propios ojos, ve a donde matan a las Vacas para que lleguen en bandejas a tu mesa, ve como tratan a los Marranos y los Pollos para que te hagas conciente de todo ese sufrimiento, y todo ese sufrimiento energéticamente y físicamente te lo estas comiendo.

Creo que es más fácil cambiar de religión a cambiar de hábitos alimenticios, ya que en los hábitos alimenticios está mucha de nuestra historia, pero es importante que te tomes la tarea de evaluar que es mejor para ti y para todos los que vivimos en este mundo, porque todos somos uno.

No estamos separados unos de otros, somos como cada célula en el cuerpo humano, cada una tiene su función, que si te duele un brazo, el brazo no le pide permiso para sobar el otro, si no que ya sabe porque están conectados, porque se reconocen como parte de un todo, una mano lava a la otra, así también estamos nosotros como parte de este universo, cada cosa que pensamos y sentimiento que traigamos en el corazón se manifiesta en el universo.

El cambio empieza de dentro hacia fuera, permite que se siembre la semilla del amor y la verdad salga a flote.
Reconoce tu poder interno y compártelo con el mundo
Todos somos uno
Les amo con el corazón
Daniel López
Ayúdame a difundir este mensaje, dale click en Compartir o copia y pega el link en las redes sociales
Infinitas gracias

Mira tenemos más para ti:

About The Author

Daniel López

Angeloterapeuta y Thetahealer, me gusta compartir todo lo que he aprendido en el camino, parte de mi misión de vida es que cada persona que conozca mostrarle su verdadero potencial para que sea feliz y comparta lo mejor de si mismo al mundo. También conecto a las personas por medio de las Redes Sociales y el Marketing Digital. La única forma de ser feliz es siendo tu mismo y desarrollando tu pasión. Nací en Monterrey, N.L. México

Déjanos tus Amables Comentarios